Galp ha inaugurado, de la mano de HAM, el primer punto de Gas Natural Comprimido de su red propia de estaciones de servicio.

Está ubicado en la estación de Cornellá-Progreso en Barcelona, y ha sido instalado por HAM, empresa especializada en el sector del Gas Natural Vehicular, GNV, propietaria de la instalación y responsable de la explotación.

Con esta inauguración, Galp sigue apostando por la instalación de carburantes alternativos en su red de estaciones de servicio, y su intención es continuar con este proceso a lo largo de 2017.

El Gas Natural Comprimido se encuentra actualmente en una fuerte expansión como alternativa para la movilidad en el sector del transporte. Se caracteriza por facilitar un menor consumo y por ser un carburante sostenible gracias a su reducida emisión de gases contaminantes.