El constante crecimiento del e-commerce ha generado en los compradores la necesidad de gestionar sus envíos de forma rápida y cómoda, con el menor esfuerzo posible. Es así como los puntos de conveniencia se han convertido en una de las soluciones preferidas para evitar fallos en la recepción del producto, al contar con horarios más amplios que los que suelen utilizarse en la entrega domiciliaria.

En este contexto, la Confederación Española de Comercio, CEC, ha llegado a un acuerdo con la delegación española de GLS para que los pequeños y medianos comercios puedan ofrecer servicios de entrega y recogida para el comercio electrónico.

Se espera que miles de negocios se adhieran a la red del operador en todo el territorio nacional, que asciende a 4.100 puntos. Podrán adaptarse así a las necesidades del consumidor actual y ofreciendo una alternativa a su actividad comercial que al mismo tiempo servirá para potenciar las compras.

Con ello, se pretende por tanto fortalecer el sector y darle dinamismo, al conseguir que los destinatarios y posibles clientes visiten las tiendas, que verán aumentada su visibilidad. Los compradores podrán seleccionar como punto de recogida la dirección del comercio y realizar desde estos establecimientos envíos nacionales e internacionales.