El armador noruego Ostensjo Rederi ha adjudicado la construcción de cuatro buques de última generación para el sector eólico-marino a Gondán y Balenciaga. Estas embarcaciones estarán preparadas para navegar con cero emisiones, gracias a la propulsión con hidrógeno.

Ambos astilleros habían estudiado con anterioridad la posibilidad de abordar desarrollos de manera conjunta, pero no ha sido hasta ahora cuando han materializado su alianza. La adjudicación demuestra, por tanto, la fortaleza del sector naval español.

En concreto, cada uno de los astilleros se ocupará de la construcción de dos unidades. La mitad de los buques, destinados a las tareas de mantenimiento en turbinas eólicas, contará con 84 metros de eslora y 18,6 metros de manga, mientras que la otra mitad, con una eslora de 88,3 metros y una manga de 19,7 metros, se destinarán a la puesta en marcha de parques eólicos, según explican en el diario El Correo.

A pesar del impacto de la crisis del coronavirus en los sectores económicos nacionales, durante los tres primeros meses del año el Ministerio de Industria ha recibido tres solicitudes de ayudas en materia de investigación. A 1 de marzo, había siete buques en construcción en astilleros españoles, uno de ellos en Galicia, cuatro en el País Vasco y dos en Asturias, a los que se han concedido ayudas por I+D+i.