Las sucesivas decisiones judiciales contra el peaje de camiones establecido por la Diputación de Guipúzcoa en 2018 han obligado a la institución a dejar de cobrar este canon con medio año de demora, tras una providencia dictada por el Tribunal Superior este lunes que instalaba a la Diputación a hacer efectivo el fallo contra el peaje.

Mientras tanto, la Diputación guipuzcoana ya ha iniciado la tramitación en las Juntas Generales de una nueva norma que se debatirá y aprobará antes de que finalice el año, para adecuar la N-I y de la A-15 a un nuevo sistema.

Las autoridades guipuzcoanas estiman que la tramitación del proyecto llevará un año aproximadamente y calcula que el nuevo sistema entrará en vigor a finales de 2022 o a comienzos de 2023.

La nueva norma foral contempla la instalación de cuatro pórticos troncales adicionales y 109 banderolas o semi-pórticos, con una inversión de 25,3 millones de euros.

Así mismo, el nuevo canon afectará exclusivamente a los vehículos pesados de más de 3,5 toneladas destinados al transporte de mercancías, con cuantías de 0,22 €/km para lo de entre 3,5 y doce toneladas de MMA, así como de 0,28 €/km para los pesados más de doce tonelads de MMA.

Fenadismer valora positivamente esta decisión aunque cree que llega tarde y trabaja en poner en marcha en próximos días un procedimiento para que los transportistas puedan recuperar los 50 millones de euros que calcula que se han cobrado a los transportistas durante estos cuatro años de vigencia del peaje.