La Asociación Empresarial Guipuzcoana de Transporte de Mercancías (GUITRANS) denuncia que desde enero del 2011 hasta mayo de 2012 han desaparecido 78 empresas de transporte de mercancías por carretera en Gipuzkoa y si se hace la comparativa desde enero de 2008 se eleva a 635 empresas que han desaparecido en Gipuzkoa. El balance a nivel nacional se eleva a 23.523 empresas menos.

En opinión de la asociación guipuzcoana, este incesante descenso en el número de empresas viene provocado por la falta de rentabilidad generada por la subida del precio del gasóleo y la subida generalizada del resto de costes que no lleva aparejada una similar subida de precios.

Por ello, la asociación vasca, que celebra su asamblea general el próximo 2 de junio ha vuelto a reivindicar este miércoles que es “urgente y vital que la Administración establezca mecanismos que obliguen a las entidades bancarias y financieras a atender las necesidades de financiación de las empresas, en condiciones razonables”.

Asimismo, cree que los planes de financiación que han puesto en marcha las diversas Administraciones para paliar la falta de financiación, principalmente del circulante, en las empresas ”no han servido para nada, debido a las condiciones draconianas impuestas por las entidades bancarias”.

También exige que el gobierno fije mecanismos de penalización a los bancos que no acometan esta función revitalizadora de la economía urgente, “ya que de no hacerlo en un plazo inmediato el caos va a ser insostenible”.

Guitrans, integrada en la Federación Fitrans desde que decidió abandonar Conetrans a finales del pasado año, tiene como principales puntos de reivindicación:

• Establecer con carácter urgente una regulación análoga a la francesa –Ley de 5 de enero de 2006, Ley Perben, que obligue al pago de las facturas en un plazo de 30 días.
• Establecer una ley análoga a la Ley n°98-69 de 6 de febrero de 1998, la Ley Gayssot, que asegura al transportista el cobro de su servicio ya que son garantes del pago tanto al expedidor como al destinatario.
• También es urgente modificar el  baremo sancionador español, pero no damos por bueno el acuerdo alcanzado en febrero de 2011, que no recoge una mayor penalización a los ilegales y tampoco modifica la responsabilidad objetiva del empresario.
• Estamos en contra del céntimos sanitario, impuesto que grava aún más al transporte de mercancías por carretera y que puede ser declarado ilegal en cualquier momento por el Tribunal de Justicia Europeo.
• Regular un gasóleo profesional efectivo.
• Es urgente romper el funcionamiento monopolístico de las petroleras.
• Establecer mecanismos que obliguen a  reflejar la fluctuación del precio del gasóleo en las facturas
• Es urgente y vital que la Administración establezca mecanismos que obliguen  a las entidades bancarias y financieras a atender las necesidades de financiación de las empresas.
• Nos manifestamos en contra de la implantación de la Euroviñeta.
• Abogamos, asimismo por flexibilizar la normativa de tiempos de conducción y descanso.
• Establecer medidas que garanticen que las empresas no puedan trabajar por debajo del umbral de rentabilidad.
• Establecer y estimular acuerdos con las diferentes Administraciones para dar cobertura social a los trabajadores del sector (especialmente, autónomos) impulsando Fundaciones que puedan cubrir las necesidades de éstos al abandonar la actividad.