Hapag-Lloyd ha cerrado definitivamente esta misma semana la operación de compra de la neerladensa Nile Dutch, iniciada en marzo.

De este modo, la naviera ha adquirido formalmente todas las acciones de la empresa tras obtener el visto bueno de las autoridades de competencia para la transacción.

En función de cómo evolucionen las condiciones del mercado, Hapag-Lloyd y NileDutch tienen como objetivo integrar sus respectivos negocios en el último cuarto de este mismo 2021, con el fin de finalizar la integración comercial a finales de año.

Con la adquisición de esta compañía especializada en tráficos de contenedores con África Occidental, el grupo naviero refuerza su presencia en un continente que presenta importantes perspectivas de crecimiento en los intercambios comerciales con otras zonas del planeta.

NileDutch, con sede en Rotterdam, está presente en 85 ubicaciones en todo el mundo y tiene 16 oficinas propias en los Países Bajos, Bélgica, Francia, Singapur, China, Angola, Congo y Camerún.

La naviera gestiona una decena de servicios que mueven alrededor de 35.000 TEUs, con una flota de contenedores de alrededor de 80.000 TEUs en conexiones de Europa, Asia y América Latina con África Occidental y Suráfrica.

Hapag-Lloyd, por su parte, dispone de una flota de 234 portacontenedores y una capacidad total de transporte de 1,7 millones de TEUs, con un total de 121 servicios marítimos.