ballast water

El objetivo de la OMI es que la mayor parte de la flota mundial esté sujeta al Convenio cuando entre en vigor.

El número de países que ha firmado el Convenio sobre la gestión del agua de lastre de la Organización Marítima Internacional, OMI, ha ascendido a 61 tras la reciente adhesión de Honduras. Con esta incorporación, los signatarios representan ahora el 68.46% del arqueo de la flota mercante mundial.

En virtud del tratado, que entrará en vigor el 8 de septiembre de 2017, se exige a los buques dedicados al transporte marítimo gestionar su agua de lastre para evitar la propagación de miles de organismos acuáticos, microbios marinos y plantas por todo el mundo.

Esta situación puede causar estragos en los ecosistemas locales, afectar a la diversidad biológica y dar lugar a considerables pérdidas económicas, por lo que desde la OMI han vuelto a animar a los países que aún no han ratificado el convenio a que lo hagan cuanto antes.

El objetivo de la Organización es garantizar que la mayor parte de la flota mundial esté sujeta a los términos del Convenio en el momento de su entrada en vigor.