Iberia A-330_IAG Cargo

Airbuss A-330 de Iberia, aerolínea de la compañía.

El ‘holding’ IAG, que engloba a Iberia, British Airways y Vueling, anunciará en 2015 el pago de un dividendo y situará el ‘pay out’ en el 25% del beneficio subyacente después de impuestos.

Será la primera vez que IAG retribuya a sus accionistas. Ya durante la última junta de accionistas celebrada en junio en Madrid, el presidente de IAG, Antonio Vázquez, señaló que la vocación de la compañía era retribuir adecuadamente al accionista con una política de dividendos razonable «cuando llegue el momento».

«La compañía ha hecho progresos significativos en 2014 y seguimos confiando en alcanzar los objetivos financieros establecidos para 2015, lo que permitiría introducir un reparto de dividendos», ha subrayado a este respecto el grupo, que ha precisado que dicha retribución es el primer paso en su plan para introducir un reparto de dividendos «sostenible».

IAG ha reiterado su intención de distribuir regularmente dividendos a sus accionistas a medio y largo plazo en la cuantía que resulte apropiada según las condiciones de mercado y en función de una serie de factores, incluyendo, pero no limitado a los beneficios, las condiciones financieras, las necesidades y previsiones de efectivo y los requisitos legales.

Sitúa su flujo de caja libre en hasta 1.500 millones

La compañía ha dado a conocer sus objetivos a largo plazo para 2016-2020, que incluyen un Retorno sobre el Capital Invertido ‘RoIC’, en términos reales, del 12% y un crecimiento medio del beneficio por acción del 10% por año, con un margen de beneficio operativo de entre el 10% y 14%.

Asimismo, la firma prevé situar el resultado bruto de explotación antes de amortizaciones y alquileres, el Ebitdar, en torno a 5.000 millones de euros, en promedio, por año y alcanzar unas inversiones de entre 2.000 millones de euros y 3.000 millones de euros anuales.

IAG situará además el flujo libre de caja para el accionista entre 1.000 millones de euros y 1.500 millones de euros por año, con un crecimiento de la capacidad, medida en asientos-kilómetro, de, aproximadamente, entre el 3% y 4% al año y un apalancamiento financiero en el nivel de ‘invesment grade’.

El ‘holding’ ganó en los nueve primeros meses del año un beneficio neto de 694 millones de euros, cifra que multiplica por nueve la del mismo periodo de 2013, que fue de 77 millones de euros.

Por separado, Iberia registró un beneficio operativo de 162 millones de euros, multiplicando por más de dos el obtenido el año pasado, mientras que British Airways alcanzó los 607 millones de euros de beneficio operativo.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ya anticipó en junio durante la junta de accionistas de Madrid, que la recuperación financiera de Iberia había comenzado y auguró que la aerolínea española «podía ser rentable en 2014».