International Airlines Group (IAG), el grupo resultante de la fusión entre Iberia y British Airways (BA), perdió 503 millones de euros en el primer semestre del año, cifra que multiplica dos veces y media los números rojos de 197 millones de euros registrados en el mismo periodo del año pasado.

Sin embargo, entre abril y junio, IAG obtuvo un beneficio de 127 millones, frente a las pérdidas de 78 millones en el segundo trimestre de 2012 y de 630 millones del primer trimestre de 2013, lo que se interpreta como los primeros «frutos» de los ajustes llevados a cabo en Iberia.

«Éste es sólo el primer paso de la reestructuración, pero ya está dando sus frutos, ya que las pérdidas de Iberia se han reducido de 93 millones el año pasado a 35 millones, revirtiendo la tendencia negativa de los últimos once trimestres«, ha destacado el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, en el comunicado.

La plantilla de Iberia se ha reducido hasta el momento en aproximadamente 1.700 empleados, casi la mitad de los 3.141 trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la aerolínea, mientras que al resto de personal se le está aplicando una rebaja salarial del 18%, para las tripulaciones de mando y cabina, y del 11% para todos los demás empleados.

La aerolínea española redujo su capacidad en el primer trimestre y, tras la puesta en marcha de la propuesta en marcha de la propuesta del mediador Gregorio Tudela en el segundo trimestre, los costes empezaron a disminuir.

British y Vueling en positivo

En cuanto a British Airways, mejora sus resultados gracias a que el mercado de Londres y el tráfico transatlántico mantienen su fortaleza, los costes heredados de la integración de bmi han terminado y la aerolínea sigue centrada en el control de costes.

En cuanto a Vueling, que se incorporó el 26 de abril de 2013 a IAG, logró durante el resto del trimestre un beneficio de las operaciones de 27 millones.

Según Walsh, la aerolínea ha continuado gestionando eficientemente el crecimiento de su capacidad, expandiendo su negocio e incrementando los beneficios. «A su vez, se ha beneficiado de su base en Barcelona, donde ha desarrollado una sólida posición competitiva«, ha añadido.

Los ingresos en el semestre aumentaron el 2,1% hasta 8.707 millones, mientras que los costes de combustible descendieron un 3,7% hasta los 2.864 millones.

IAG espera en 2013 incrementar su capacidad un 5,2% incluyendo a Vueling ya que si se excluye a Vueling resulta una reducción del 2,4% y registrar una disminución de los costes unitarios excluido el combustible.