Iberia se apoyará en Cepsa para avanzar en la descarbonización del sector aéreo, a través del desarrollo e investigación de combustibles de origen sostenible y otras alternativas energéticas como el hidrógeno renovable y la electricidad.

En este sentido, la aerolínea se centrará en fomentar la movilidad sostenible de aviones y de la flota de vehículos que les prestan servicios en aeropuertos.

Iberia e Iberia Express se han comprometido a lograr cero emisiones netas en 2050, y a operar un mínimo de un 10% de sus vuelos con combustibles de origen sostenible en 2030, con una estrategia medioambiental sobre tres pilares, como son operaciones más eficientes, una experiencia de viaje más sostenible para sus clientes y su compromiso con la transición ecológica de la aviación.

Iberia estima que los biocombustibles para la aviación tienen un papel clave en la descarbonización del transporte aéreo, dado que puede reducir las emisiones de la aviación hasta en un 80% respecto al queroseno convencional, durante todo su ciclo de vida.

Además, la compañía estima que estos combustibles también aportan otros beneficios relacionados con la economía circular, la independencia energética y la seguridad de suministro, al tiempo que pueden utilizarse de manera inmediata sin necesidad de renovar la flota y aprovechando las infraestructuras de suministro actuales.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px