Ikea tiene previsto ofrecer un servicio de venta a través de internet en España a partir del próximo mes de diciembre. Por ello, se ha empezado a realizar pruebas piloto en sus tiendas de Valencia y Baracaldo (Vizcaya), a las que se irán sumando otros establecimientos a lo largo de las próximas semanas.

Compra online versión 1.0‘, que también está disponible en el punto de entrega que la tienda de muebles tiene en Pamplona, aspira a dar servicio a cualquier lugar de España, exceptuando las Islas, Ceuta y Melilla. También permitirá realizar compras desde el extranjero para su recogida o entrega dentro del territorio nacional.

Los pedidos pueden ser recogidos en la tienda seleccionada o en un punto de entrega mediante el servicio ‘Click & Collect‘, con un coste de 16 o 21 euros respectivamente. En el caso de que el cliente prefiera recibir su compra en el domicilio, el coste variará dependiendo de la zona y el importe del producto, con un precio entre los 55 y los 283 euros.

No obstante, la entrega a domicilio sólo es posible aún en Valencia y Vizcaya. Por el momento, no hay un ‘stock’ único para atender la demanda del comercio electrónico, sino que se mantiene individualizado por tiendas, lo que limita la disponibilidad.

Además, la compañía sueca ha exluido de la venta ‘online’ ciertos productos, como plantas naturales, tela por metros, encimeras a medida, artículos bajo pedido, alfombras persas, artículos de la sección de oportunidades, artículos cuya referencia es la misma para todos los colores en los que esté disponible, tarjetas regalo y productos de alimentación.

Se trata, por tanto, de una fase previa a la implantación total del comercio electrónico, que Ikea ya ofrece en países como Suecia, Reino Unido, Alemania, Canadá o Estados Unidos. En función de la respuesta de los usuarios, así como de la eficacia del servicio, que exige un esfuerzo extra en el ámbito logístico, la compañía decidirá cómo desarrollar el modelo de venta ‘online’ en el resto de tiendas.