El Centro Internacional de Arbitraje de Madrid y la Asociación Española de Derecho Marítimo han constituido un grupo de trabajo mixto que tiene como objeto analizar las posibilidades de desarrollo y promoción del arbitraje marítimo a través del Centro Internacional de Arbitraje de Madrid.

El grupo se encuentra ya en pleno funcionamiento y someterá próximamente su Informe a los comités directivos de ambas instituciones, con la idea de llevar al Centro Internacional de Arbitraje de Madrid a convertirse en un referente en el arbitraje internacional y en la institución líder en arbitraje en español, bajo la presidencia de José Antonio Caínzos y con Mélanie Riofrio como su secretaria general.

Los expertos estiman que la promoción de las Cortes de Arbitraje españolas en el ámbito del derecho internacional de los negocios, y específicamente en el de los transportes y la navegación marítima, es una asignatura pendiente para la correcta resolución de conflictos descargando a la Justicia ordinaria de aquellos procedimientos que pueden resolverse de modo profesional y confidencial y en plazos más breves.

A través de esta iniciativa, las compañías españolas y de otros países contarían con alternativas a los costosos arbitrajes en otras plazas internacionales, con la flexibilidad que otorga Centro Internacional de Arbitraje de Madrid al permitir distintas sedes en España y extranjero, distintas lenguas y distintos derechos aplicables.

Especialmente en el ámbito marítimo, se promueve la atracción de la resolución de controversias y arbitrajes a España como jurisdicción que cuenta con dilatada experiencia, profesionales adecuados y centros de arbitraje y seguridad jurídica reforzada por las últimas sentencias del Tribunal Constitucional en relación con la impugnación de laudos arbitrales.