La entidad estatal de Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo ha iniciado un proyecto para incorporar al sector logístico a 15 residentes de los centros de inserción social Victoria Kent, en Madrid, y Josefina Aldecoa, en la localidad madrileña de Navalcarnero.

La iniciativa, que parte de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, ha recibido financiación del Fondo Social Europeo y permitirá a los participantes acceder a ocupaciones como mozo de almacén o de mercado, conductor u operador de carretillas elevadoras, empaquetador a mano, preparador de pedidos y peón de transporte.

Primero, recibirán una formación de 170 horas y posteriormente realizarán otras 40 horas de prácticas profesionales no laborales en puestos seleccionados por el Grupo Eulen. A su vez, la Fundación Integra acompañará a cada uno de los residentes en el proceso de inserción sociolaboral y elegirá a los más adecuados para su posterior incorporación al mercado laboral.

También pondrá en marcha acciones grupales e individuales para el desarrollo de habilidades sociales y laborales a través de su Escuela de Fortalecimiento. La formación finalizará en noviembre de 2018, con el fin que los participantes estén disponibles para trabajar a principios de diciembre, coincidiendo con el aumento de las necesidades por parte de los operadores logísticos.