Mercedes Zetros 1833 de Knauf Gips operando en la mina de Hüttenheim

Mercedes Zetros 1833 de Knauf Gips operando en la mina de Hüttenheim.

Knauf Gips ha ido sustituyendo la flota de vehículos que utiliza actualmente en la mina Hüttenheim, ubicada en Duisburg, Alemania, cambiando sus tractoras con transmisiones manuales por los camiones de dos ejes Mercedes Zetros 1833, con tracción 4 x 4, y equipados con transmisión automática Allison de la serie 3000.

En noviembre de 2012, el primer vehículo Zetros sustituyó a una tractora utilizada en la mina durante 15 años. El rendimiento excepcionalmente robusto y económico del nuevo vehículo llevó a Knauf a reemplazar otros dos vehículos más con esta gama en 2013 y 2014. 

Desde que entró en funcionamiento, la compañía ha venido registrando regularmente el consumo de combustible del nuevo vehículo y lo comparó con el de los camiones anteriores. El resultado es que el vehículo de Mercedes consume un 22% menos combustible que las tractoras con transmisiones manuales, debido a que el sistema siempre selecciona los puntos de cambio más favorables.

En la mina Hüttenheim, los vehículos del fabricante transportan la carga de yeso en bruto a través de un estrecho y oscuro laberinto que lleva desde la montaña a la trituradora. Esto significa mover y controlar un total de 38 tn de peso del remolque, en un trayecto de aproximadamente 200 kilómetros a una velocidad máxima de 30 km/h.

Beneficios

En este contexto, al tener los remolques que llevar un peso enorme, arrancando y parando continuamente, los reemplazos frecuentes del embrague en vehículos con cambio manual quedan eliminados con las transmisiones automáticas.

Además, estas transmisiones tienen una mayor durabilidad y requieren menos mantenimiento, ofreciendo a los conductores un entorno de trabajo más relajado al ahorrarles el esfuerzo que supone realizar diariamente más de 500 cambios de marcha manuales.

Por otro lado, el convertidor de par asegura una conexión directa entre el motor y la transmisión, una importante aceleración durante el arranque y mejor tracción mecánica a mayor velocidad.

De la misma manera, el efecto amortiguador del convertidor de par protege la línea de transmisión contra el desgaste, mientras los controles electrónicos de quinta generación de Allison proporcionan un óptimo punto de cambio para evitar posibles errores del conductor en los cambios.