México se ha unido esta semana a la lista de países que han aprobado la adquisición por parte de Hapag-Lloyd de la naviera chilena, entre los que ya se encuentran los Estados miembro de la Unión Europea, Estados Unidos, Chile y Brasil, entre otros.

El acuerdo, firmado por ambas compañías en abril de este 2014, comprende la integración del negocio portacontenedores de CSAV, a cambio del 30% de la propiedad de la nueva sociedad, convirtiéndose en uno de los principales accionistas de Hapag-Lloyd, junto con HGV (Ciudad de Hamburgo) y Kühne Maritime.

La naviera alemana espera que la adquisición se complete durante las próximas semanas, una vez que el resto de las autoridades antimonopolio competentes no se muestren contrarios a la misma. 

Cabe recordar que este acuerdo convertirá a la naviera en la cuarta empresa de transporte de contenedores más grande del mundo, con alrededor de 200 buques, un volumen anual de 7,5 millones de TEUs y un volumen de negocios combinado de aproximadamente 9.000 millones de euros.