El creciente nivel de automatización y robotización en múltiples tareas de almacén implica cambios drásticos también en las infraestructuras de los inmuebles que emplean los operadores logísticos para llevar a cabo sus actividades.

En este sentido, la edición 2019 de LoginREAL19, el evento organizado por Cadena de Suministro que ha reunido al sector inmologístico español con sus clientes este pasado lunes en Madrid, ha servido para analizar cómo influyen estas innovaciones en el diseño de los activos, de la mano de Julius Pomp, gerente de Proyectos de SSI Schaefer.

A juicio del directivo de SSI Schaefer, con la apuesta que ha hecho el sector logístico por incorporar sistemas avanzados de automatización se necesitan otros parámetros en la proyección y construcción de naves logísticas, que contemplen mayores grados de colaboración, coordinación y planificación.

julius pomp ssi loginreal 2

La justificación de las inversiones en robotización empieza a los siete años aproximadamente.

Hacia almacenes más compactos

Así pues, Pomp explica que los servicios de expedición y preparación de pedidos se ha convertido en un elemento crítico en los almacenes, especialmente en aquellos que dan servicios a empresas del canal de comercio electrónico, que tienden a instalar equipos para automatizar estas actividades.

Consecuentemente, la incorporación de sistemas de automatización y robotización en las actividades logísticas tiene, a juicio del gerente de Proyectos de SSI Schaefer, un impacto directo sobre las instalaciones que se traduce en necesidades de almacenes más compactos, que permitan un rápido acceso a cualquier producto del stock, y con espacio para instalaciones industriales de alta tecnología, generalmente construidas a medida, con las que las empresas del sector buscan tener cualquier referencia a la venta el mismo día en que la hayan recibido.

Sin embargo, aunque cada vez son más frecuentes los proyectos de automatización en el sector, Pomp también destaca que existe un amplio margen para su generalización.

Así mismo, una de las circunstancias que dificultan un mayor grado de adopción de tecnologías de automatización y robotización se encuentra en el coste de los proyectos de este tipo, que, como indica el gerente de Proyectos de SSI Schaefer, cuentan con plazos de unos siete años para empezar a justificar las inversiones.

A este respecto, estos plazos tan prolongados obligan a plantear relaciones contractuales a largo plazo en relación con las instalaciones logísticas, una tendencia que, a su vez, en el actual escenario de incertidumbre, implica diseñar instalaciones versátiles con capacidad para evolucionar en función de los cambios en las necesidades que se vayan produciendo en largos períodos.