La Autoridad Portuaria de Bilbao ha adjudicado  a Ajuriaguerra Tres la redacción del proyecto básico, proyecto constructivo y la dirección de obra para la nueva terminal de pasajeros, según el diario vasco ‘Deia’, que se ubicará en el muelle de cruceros Guecho, cuyo tercer atraque se inauguró en el mes de mayo.

Con ello, la dirección del puerto de Bilbao contará con varias alternativas de diseño de un edificio en el servirá para que los viajeros pasen los controles de seguridad e identidad, facturan sus maletas o se informan sobre la oferta turística.

Se prevé que en el próximo mes de octubre se presenten estas diferentes alternativas que se han solicitado a la empresa adjudicataria, cuyo contrato posee un importe de 150.000 euros. Después, se elegirá la opción más adecuada y las obras se sacarán a concurso su construcción en la primavera de 2015.

Aún están por determinar el coste final y el tiempo de construcción aunque se espera que la terminal comience a operar un año más tarde, en la primavera de 2016, y que tenga un coste de aproximadamente cinco millones de euros.

En el edificio se ubicarán todos los servicios que actualmente se ofrecen en la terminal del 1.400 m², como son la oficina de turismo, los controles de seguridad para realizar el embarques, locales hosteleros, etc. También se delimitarán los tránsitos para las salidas y llegadas de los cruceristas y se instalarán las comisarías de Policía y de la Guardia Civil.

En cuanto a su emplazamiento, a pesar de que en las infografías se ubica en paralelo a la línea de atraque, su ubicación definitiva aún está por determinar. Sin embargo, la Autoridad Portuaria de Bilbao sí que tiene previsto dedicar un espacio al estacionamiento de taxis y autobuses para el atraque un crucero de grandes dimensiones.

Por otro lado, según el diario ‘Deia’, la Autoridad Portuaria utilizará el tercer muelle de Guecho dependiendo de las circunstancias específicas de cada jornada y el tamaño de las embarcaciones ya que, a pesar de que los cruceros de larga eslora maniobran mejor en la nueva línea de atraque, la llegada de un mayor número de cruceristas al nuevo espacio supondría también duplicar los servicios y habilitar una carpa para acoger a todos los turistas, debido al pequeño espacio de la terminal actual.