La carga impulsa la actividad de Balearia en un contexto altamente competitivo

La carga impulsa la actividad por Balearia en un 2021 de recuperación para la naviera, dentro de un contexto altamente competitivo y con buenas perspectivas para este año.

Jueves, 24/03/2022 por CdS

La compañía ha movido el año pasado un total de 6.584.000 metros lineales de carga.

El pasado 2021, Balearia ha registrado unos ingresos de explotación de 396 millones de euros, cifra que se coloca un un 15,8% por encima del dato de 2020, aunque aún por debajo de los registros de 2019, cuando aún no se dejaba notar el impacto de la pandemia.

De igual manera, la compañía ha obtenido el pasado ejercicio un Ebitda de 103 millones de euros, volumen que su presidente, Adolfo Utor, califica de «histórico» y que en este caso se coloca por encima de la misma variable en 2020 y 2019, lo que permitirá a la compañía consolidar su solvencia. amortizar deuda, fortalecer la caja y, sobre todo, como señala el propio presidente de Balearia, «dar continuidad al plan de inversiones» de la compañía, que se centra especialmente en el uso de energías alternativas y la digitalización, en la búsqueda de contar con un producto diferenciado y que aporte valor añadido.

Consecuentemente, el resultado de la naviera el año pasado ha sido de 49 millones de euros, algo que contrasta con las pérdidas de 45 millones en 2020, año marcado dramáticamente por la pandemia y que señala a las claras el buen rumbo recuperado tras el incierto 2020.

Según Utor, el comportamiento de la compañía en 2021 tiene su razón de ser en el esfuerzo comercial realizado tanto en el área de pasaje, como en el de carga y al que han acompañado los buenos precios del combustible que se registraron durante el primer trimestre de 2021.

En esta línea, desde el pasado mes de octubre, la naviera se ha visto obligada a restringir temporalmente el consumo de GNL, tanto en maniobras, como en estancia en puerto, dado el alto coste del combustible con el fin de «preservar la viabilidad de la compañía», como señala Utor, pese a que el consumo de esta energía se incrementó un 36% en 2021.

El impulso del área de carga

Con más detalle, la compañía ha movido el año pasado un total de 6.584.000 metros lineales de carga, un 15% más que en 2020 y un 7,5% más que em 2019.

En este sentido, Balearia estima que el transporte de carga ha mantenido un incremento sostenible en un contexto más competitivo, con las rutas internacionales como las que más aumento han tenido.

Así pues, los tráficos nacionales copan el 76% de los volúmenes de mercancías movidos por Balearia el año pasado, con un ascenso anual de 13%, mientras que los internacionales copan el 24% restnate y una subida con relación a 2020 de un 17%.

Estos resultados, a juicio del presidente de Balearia, «consolidan la solvencia de la compañía, y nos van a permitir algo fundamental que es mantener el plan de inversiones«.

En un contexto marcado por el incremento de la competencia en los tráficos en el archipiélago balear, así como por la posibilidad de que se reabran las fronteras con Marruecos, la naviera confía en que estos tráficos, así como el impulso de los movimientos nacionales le ayuden a compensar los altos precios de la energía, con la intención de repetir los resultados económicos de 2021, e incluso mejorarlos si la coyuntura acompaña.

A ello contribuirán posibles incrementos de los fletes, que se analizan en las líneas con Canarias y Marruecos, con el fin de repercutir los incrementos de costes que se están produciendo y aprovechando la coyuntura de estos mercados, como asegura Utor, pero no así en el archipiélago balear.

Nueva torre de control

Por otra parte, Balearia trabaja en la puesta en marcha de una nueva torre de control que monitorizará la flota de la compañía en tiempo real, con la intención de que permita, como destaca Utor, «tomar decisiones ágiles y eficientes».

De momento ya son siete los barcos que cuentan con sensores para controlar su eficiencia energética y medir la reducción emisiones, sobre la base de que la digitalización onstituye, como señala el presidente de la compañía, «una clave para la competitividad de la empresa y también para la lucha contra el cambio climático».