Hasta antes de la crisis sanitaria, la realización de las labores de carga y descarga por los conductores profesionales ofrecía grandes ventajas para cargadores y clientes d empresas de transporte.

Por un lado, permitía ahorrar costes en personal dedicado al manejo de carretillas y agilizaba el flujo de camiones en los centros de intercambio de mercancías, ya que los propios transportistas estaban interesados en volver a disponer de los vehículos cuanto antes para poder dedicarlos a nuevos servicios y, de este modo, rentabilizar al máximo el tiempo de uso de los equipos.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha introducido nuevas variantes que perjudican la operativa de las mercancías en las áreas de carga y que ralentizan la gestión logística.

Las recomendaciones oficiales no se cumplen

En este sentido, las recomendaciones oficiales para que los chóferes eviten realizar las labores de carga y descarga de las mercancías no se están cumpliendo en prácticamente ningún gran cargador del país.

Esta situación está generando, a juicio de los transportistas, un alto nivel de estrés en los conductores profesionales que a los riesgos de contagio que sufren en la ruta, suman los existentes en los muelles de los almacenes.

En consecuencia, muchos de ellos han optado por extremar las medidas de protección, lo que implica que la carga y descarga se lleva a cabo ahora con menor agilidad.

A esto se añade, por un lado, que en los principales centros de carga se han establecido protocolos de limpieza e higiene más o menos estrictos que suponen nuevas cortapisas y, por otro, que las empresas de transporte tienen el máximo interés en que sus conductores trabajan con seguridad, por lo que han reducido la tensión, en un escenario de menor demanda.

Ambos aspectos suponen, además, que los flujos se vayan ralentizando, con lo que las cadenas logísticas han visto cómo han ido perdiendo flexibilidad y agilidad a pasos agigantados.

Así las cosas, la realización de estas tareas de carga y descarga por personal dedicado en exclusiva a estas labores contribuiría a flexibilizar los flujos y aportaría mayor seguridad tanto en el manejo de la mercancía, como para todo el personal.