La Comisión Europea ha abierto esta misma semana una investigación para determina si Amazon aprovecha «datos sensibles» recogidos de otras compañías independientes que venden a través de su marketplace para limitar la competencia.

Las autoridades de la Unión Europea estiman que el gigante norteamericano del comercio electrónico actúa con una doble cara en este mercado, ya que actúa, a la vez, como vendedor de sus propios productos y, además, pone a disposición de terceros su canal para la venta on-line, mientras también estaría recogiendo datos de especial interés sobre la actividad y las transacciones que llevan a cabo estas empresas a través de su plataforma web.

En concreto, la Comisión se propone analizar en profundidad los acuerdos comerciales habituales que establece Amazon con otros vendedores que quieren acceder a su marketplace y que le permiten analizar y utilizar datos de terceros. En particular, la Comisión se centrará en si la actividad de Amazon como vendedor afecta la competencia.

De igual modo, las autoridades también analizarán el papel de los datos en la selección de los ganadores de la ‘Buy Box’, un mecanismo que otorga mayor visibilidad en la plataforma de Amazon, con el fin de determinar si constituyen una posible infracción de las normas europeas de competencia relacionadas con acuerdos entre diferentes empresas y con el abuso de posición dominante.