La Comisión Europea estima que la compensación concedida a Correos por el servicio postal universal entre 2011 y 2020 constituye «ayuda compatible con arreglo a las normas sobre ayudas estatales de la UE».

A juicio de la vicepresidenta ejecutiva de la Comisión, Margrethe Vestager, la decisión «permite que Correos siga prestando servicios postales básicos en toda España a precios asequibles, sin falsear indebidamente la competencia«.

En enero de este mismo año, España ha notificado a la Comisión su plan para compensar a Correos con 1.280 millones de euros por el cumplimiento de la obligación de servicio postal universal de 2011 a 2020, de los que el operador postal público ya había recibido 1.219 millones antes de la notificación, por lo que el colegio de comisarios consideraba que la empresa pública se había beneficiado de una ayuda ilegal no notificada.

La elaboración por el Gobierno de un modelo detallado y exhaustivo para calcular el coste evitado neto del servicio postal universal ha permitido a la Comisión descartar cualquier riesgo de compensación excesiva y, al tiempo, garantizar que los descuentos concedidos a algunos clientes no incrementen indebidamente el coste neto.

Desestimadas las denuncias de UNO y Asempre

En este mismo sentido, la evaluación de la Comisión ha puesto de manifiesto que la compensación concedida a Correos por España no superará el coste neto de la obligación de servicio público, lo que significa que no existe compensación excesiva, por lo que ha concluido que la medida es conforme con las normas sobre ayudas estatales de la UE.

De igual manera, la Comisión desestima también una denuncia presentada en marzo de 2019 por UNO y Asempre, que alegaban que Correos recibió ayuda estatal incompatible a través de varias medidas, entre ellas, la obligación de servicio universal, especialmente en lo relacionado con la necesidad de evitar que los descuentos excesivos concedidos por Correos fueran compensados por el Estado español.

Frente a ello, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT se congratulan de que la decisión de la Comisión Europea garantiza «una correcta prestación del SPU al objeto de que no quede a expensas del equilibrio financiero de Correos».