La Comisión Europea busca cómo reducir la emisión de gases efecto invernadero en el transporte marítimo

El pasado mes de septiembre el pleno del Parlamento Europeo aprobó una directiva que rebajará el máximo de azufre permitido en el combustible de los barcos que circulen por aguas de las costas europeas. Manteniendo esta tendencia hacia un medioambiente más sostenible, la Comisión Europea quiere reducir las emisiones de CO2 en el transporte marítimo.

El vicepresidente de la CE, Siim Kallas y la comisaria de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, han emitido un comunicado sobre emisiones de gases efecto invernadero por el transporte marítimo. En el informe aseguran que las medidas adoptadas hasta la fecha no son suficientes y que la Organización Marítima Internacional continua trabajando en el desarrollo de nuevas normas. Sin embargo, es necesario conseguir una reducción rápida de las emisiones, por lo que proponen medidas de eficiencia energética para los buques existentes.

Mientras la OMI sigue identificando las mejores medidas para la reducción de los gases, Kallas y Hedegaard han propuesto poner en marcha, a comienzos de 2013, un sistema de monitorización, información y verificación de las emisiones del transporte marítimo basado en el consumo de combustible.  

Cabe destacar, que a partir del próximo ejercicio los buques deberán llevar a bordo un Plan de Gestión de la Eficiencia Energética que recoja las medidas de ahorro energético que aplica cada buque.