La fusión de TNT y UPS será analizada detalladamente por la Comisión Europea con el fin de que no provoque problemas de competencia y restricción del mercado europeo de logística y paquetería.  Así lo ha señalado recientemente el vicepresidente de la Comisión, Joaquín Almunia, “puesto que es importante que los clientes continúen teniendo acceso a los servicios en condiciones competitivas”, dijo el pasado día 2 en Nicossia durante la celebración del Día Europeo de la Competencia.

Según Almunia, el acuerdo reduce de cuatro a tres el número de empresas que controlan lar red paneuropa de transporte de paquetería. Por ello, una cuestión importante del análisis de la CE es si la sociedad resultante de la fusión sería impugnada por los otros dos competidores, DHL y FedEx.

El responsable de competencia europeo entiende que estas empresas ofrecen un servicio con un gran impacto en la economía de la unión, “sobre todo para el comercio internacional, por lo que es importante asegurar que los clientes seguirán teniendo acceso a estos servicios en condiciones competitivas”, sostiene.

A finales de marzo de este año, y tras varias semanas de ofertas, rechazos y contraofertas, UPS, el operador estadounidense número uno mundial en logística, consiguió hacer realidad su objetivo de comprar su rival holandesa TNT Express. El acuerdo suponía la aceptación de la oferta por 5.160 millones de euros y la creación de un gigante mundial con una facturación de unos 45.000 millones.

UPS controló el 7,7% del mercado europeo en 2010, frente a un 9,6% de  TNT obtuvo. Tras la fusión, ambas compañías estarían en una cuota similar al 17,6% de DHL .