Transporte intercontinental de contenedores en mega-buques.

La Comisión ha presentado este lunes su propuesta de “Cinturón Azul”, o lo que es lo mismo los planes para reducir las formalidades aduaneras a las que están sujetos los buques, con el convencimiento de que lograr menos trámites burocráticos y menos retrasos en los puertos mejorará la competitividad del sector.

Actualmente, los transitarios marítimos y los exportadores se quejan de que si desean enviar mercancías dentro de Europa mediante el transporte marítimo de corta distancia, los pesados trámites administrativos portuarios aumentan los costes y provocan retrasos importantes, ya que los buques pueden tener que esperar horas y, a veces, incluso días en los puertos para el despacho de aduana. “Estos trámites restan atractivo al sector marítimo en comparación con otros medios de transporte, especialmente el transporte por carretera, de modo que se aumenta innecesariamente el número de camiones en nuestras carreteras, ya de por sí congestionadas”, entiende la Comisión.

El vicepresidente Siim Kallas, y responsable de Transportes, asegura que “necesitamos que el transporte marítimo de corta distancia desarrolle todo su potencial y ofrezca soluciones de transporte de bajo coste que sean respetuosas con el medio ambiente, de manera que haya menos mercancías transportadas en camiones y menos congestión en nuestras carreteras”.

Por su parte, Algirdas Šemeta, comisario responsable de Fiscalidad y Unión Aduanera, cree que “el Cinturón azul llevará el mercado único a los mares. Las medidas propuestas beneficiarán considerablemente al transporte marítimo, ya que reducirán los costes, simplificarán los trámites administrativos, facilitarán el comercio y crearán unas condiciones de igualdad entre todos los tipos de transporte”.

Dos propuestas de mejora

En la Comunicación “El Cinturón Azul, un espacio único para el transporte marítimo”, presentada hoy se ofrecen dos propuestas fundamentales para facilitar los trámites burocráticos mediante la modificación del Código Aduanero actual.

Por un lado, se quiere facilitar los trámites aduaneros para el transporte marítimo dentro de la UE. Así, las compañías navieras que utilizan rutas regulares en la UE y que transportan principalmente productos de la UE ya pueden acogerse a unos procedimientos aduaneros simplificados.

Las nuevas propuestas que ha presentado la Comisión en junio de 2013 modernizarán estos servicios marítimos regulares para que los procedimientos sean más breves y más flexibles. El periodo de consulta de los Estados miembros, que era de cuarenta y cinco días, se reducirá a quince días. Y las empresas podrán solicitar de antemano una autorización para hacer escala en puertos de Estados miembros con los que puedan tener interés en hacer negocios más adelante, a fin de ahorrar tiempo si surge la oportunidad.

La segunda propuesta busca facilitar los trámites aduaneros para los buques que atraquen en puertos de terceros países. En este caso, la Comisión propone mejorar los procedimientos aduaneros a través de un sistema que distingue entre las mercancías de la Unión que llevan a bordo (que pueden descargarse con prontitud) y las mercancías no pertenecientes a la Unión que llevan a bordo, que deben seguir los procedimientos aduaneros correspondientes.

A tal efecto, la Comisión presentará antes de finales de año una propuesta para crear una declaración de carga electrónica armonizada. Este nuevo “manifiesto electrónico” permitirá a la compañía naviera introducir información destinada a los funcionarios de aduanas en todos los manifiestos (para dentro o fuera de la UE) sobre la categoría de las mercancías.

Se espera que estas dos medidas hagan realidad el Cinturón Azul antes de 2015.