carretera de Castilla y Leon

La complejidad de las pruebas CAP dificulta el acceso a la profesión en Castilla y León.

Los transportistas de Castilla y León han mostrado su preocupación por la complejidad de los exámenes para nuevos conductores profesionales, obligatorios para superar el Certificado de Aptitud Profesional (CAP), que realiza la administración autonómica en diferentes convocatorias. 

Según la Federación de Transporte de Mercancías por Carretera de Castilla y León (Fetracal), la mayoría de los conductores que optan a lograr el Certificado no supera la prueba «debido a la complejidad de la mayoría de los exámenes».

Para los transportistas, está complejidad perjudica al sector de la región, ya que provoca que en Castilla y León no haya conductores con el Certificado superado. Además, también perjudica a los jóvenes que realizan la formación del permiso de conducir, se examinan en Tráfico y aprueban el correspondiente examen. 

Posteriormente, tras tener que realizar otra formación de entre 140 y 280 horas para el CAP, con un coste que varía entre los 1.600 y los 2.000 euros, los aspirantes no logran superar las pruebas de la administración autonómica, por lo que no pueden optar a un puesto de trabajo como conductor profesional de camiones.

Para la Federación de los transportistas castellanoleoneses, si bien es evidente que «no se deben regalar los certificados, sí se debe facilitar la profesionalización del sector y el aumento de la oferta de profesionales».