El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha asistido en febrero al acto de colocación de la primera piedra de la planta de Hijos de Carlos Albo en la Plisan. Esto supone un espaldarazo para la plataforma de Salvaterra-As Neves, que constituye la mayor bolsa de suelo industrial de la región, con casi 3.000.000 m² de superficie.

El grupo chino Shanghai Fisheries Group, propietario de la conservera, ha sido fundamental en el desbloqueo de la Plisan, donde espera poder seguir creciendo, pues aunque estará a 30 kilómetros de la costa, contará con muy buenas comunicaciones. A la planta, con una capacidad de producción de 100 toneladas diarias, se destinarán casi 63.000 m², con una inversión prevista de 29 millones de euros.

Dedicada a la manipulación y envasado de productos del mar, contará con unos 25.000 m² de superficie y tecnología 4.0 para aumentar la carga productiva, mejorar su competitividad y contribuir a la sostenibilidad ambiental. Se instalará, asimismo, una planta solar fotovoltaica y equipos de aerotermia para producir energía verde.

Se espera que su construcción suponga un punto de inflexión para la llegada de otras empresas al parque empresarial, tras finalizar la urbanización de las zonas logísticas y la depuradora de aguas residuales. En el tercer trimestre, se prevé concluir también la estación potabilizadora.

La Xunta había declarado en el mes de junio de 2020 el proyecto de Albo como iniciativa empresarial prioritaria, lo que ha reducido el proceso de tramitación a la mitad. En este sentido, Núñez Feijóo ha animado a los ayuntamientos a conceder licencias exprés para atraer inversiones a la Comunidad Autónoma.

Igualmente, se ha referido a la Ley de simplificación administrativa y reactivación económica de Galicia, que podría aprobarse en febrero y permitirá mandar un mensaje de confianza a los inversores. Además, ha hecho hincapié en la necesidad de reducir el precio del suelo industrial para facilitar la implantación de nuevas empresas en la región.