En la última presentación de resultados de Amazon, su consejero delegado, Jeff Bezos, ha reconocido que la multinacional norteamericana incurrirá en miles de millones de dólares en costes adicionales durante el último trimestre de 2021, debido a la escasez de mano de obra, el aumento de los costes salariales, los cuellos de botella en la cadena de suministro global y el aumento de los fletes.

De igual modo, Bezos ha asegurado que el e-tailer estadounidense está haciendo todo lo posible para minimizar el impacto en los clientes y compañías que venden a través de su marketplace en esta temporada navideña.

El consejero delegado de Amazon afirma que «será costoso para nosotros a corto plazo, pero es la priorización correcta para nuestros clientes y socios».

De hecho, las dificultades ya se han dejado notar en las cuentas de la compañía para el tercer trimestre de 2021, finalizado a 30 de septiembre, en el que se ha registrado un incremento de las ventas de un 15%, mientras que los ingresos trimestrales han caído hasta los 3.156 millones de dólares, unos 2.708 millones de euros al cambio, frente a los 6.331 millones del mismo cuarto del año pasado, equivalentes a 5.433 millones de euros.

Así mismo, la compañía anticipa su pronóstico de ventas para los tres últimos meses de 2021, para los que se prevé un incremento de entre un 4% y un 12% frente al mismo período de 2020, con un fuerte retroceso anual de sus ingresos entre octubre y diciembre.

Dado el papel dominante que juega Amazon en múltiples mercados internacionales de comercio electrónico, estas previsiones marcan el camino que a buen seguro seguirá el comportamiento del canal on-line global en los tres últimos meses del ejercicio.