Siim Kallas vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo de Transportes.

La declaración de apoyo al Fondo de Conectividad de Europa que promueve el Comisario Europeo de Transportes y Vicepresidente de la Comisión, Siim Kallas, ya lleva recogidas 1.488 firmas de diferentes personalidades e instituciones europeas. Entre las firmas recopiladas destacan la de Emanuele Grimaldi, CEO de Grimaldi Shipping Lines; Hans Smits, presidente del puerto de Rotterdam; Olof Persson, presidente de AB Volvo; Frank Appel, presidente de Deutsche Post DHL; Alfonso Bataller, alcalde de Castellón; Joan Amorós, secretario general de Ferrmed; Francecsc Sánchez, director general del puerto de Tarragona; o Rafael Aznar, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, entre otras muchas personalidades y organizaciones.

Con esta iniciativa, Kallas pretende concienciar de que el futuro de la Interconexión de Europa está llegando a un “punto crítico”, ya que en las próximas semanas, los Estados miembros deben decidir el presupuesto de la UE para 2014-2020. En la declaración queda claro que la conectividad de Europa es “la mejor fórmula para salir de la crisis económica” y encauzar el crecimiento.

Hoy, “comprometemos nuestro apoyo a la creación de infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones que interconecta Europa y hacemos un llamamiento para la creación de un Instrumento de Interconexión para Europa”, señala el documento. Pero invertir “seriamente” en las redes europeas “no se logrará sin inversiones paneuropeas aprobados en el presupuesto de la Unión Europea”, asegura el comisario de Transportes. Además, aboga porque el dinero europeo “debe ser mejor utilizado”.

Conectar es valor añadido para Europa

Conectar Europa, insiste Kallas, “proveerá un verdadero valor añadido«. Ayudará a construir una plena red de ferrocarriles, aeropuertos, puertos de conexión, enlaces marítimos de transporte, redes de energía, oleoductos, sistemas inteligentes de transporte y redes de banda ancha, y todas son infraestructuras “esenciales para que Europa”.

Esto ayudará a trabajar juntos y eliminar los cuellos de botella por falta de enlaces. Además, “estas inversiones van a generar crecimiento y empleo, y harán más fácil trabajar y viajar a millones de ciudadanos europeos y hombres de negocios”. Asimismo, la conectividad europea ayudará a impulsar el mercado único y, además, a proporcionar seguridad de las futuras inversiones.

Los gobiernos de la UE y el Parlamento Europeo están negociando el próximo presupuesto de la UE. “Tienen la responsabilidad de acordar un presupuesto para el crecimiento”, asegura Siim Kallas, para quien este propósito sólo será creíble “si el Instrumento de Interconexión para Europa esté debidamente financiado”. En momentos en que el mercado global es cada vez más competitivo, “Europa no puede permitirse el lujo de retrasar las inversiones en sus infraestructuras”. Tenemos, insiste el comisisario, “que conectar para competir”.

Por consiguiente, “instamos a los líderes europeos a reconocer plenamente el valor añadido de desarrollar y completar las redes e instamos a hacer suya la propuesta de la Comisión Europea de asignar 50.000 millones de euros en el presupuesto de la UE para crear el Fondo Europeo de Conexión”.