La falta de suelo disponible impide que Cataluña pueda aprovechar todo el potencial geoestratégico que tiene para las actividades logísticas, tanto por ubicación, como por densidad de sus redes de comunicación.

Un reciente estudio elaborado por la Cámara de Comercio de Barcelona, con el título de ‘La logística, un motor para Cataluña‘ incide en el freno que supone la falta de espacio disponible para el crecimiento de la actividad, que se ve impulsada por el auge de la demanda del sector e-commerce y el cambio de los hábitos de los consumidores.

Este nuevo panorama obliga al sector, según el trabajo, a adoptar soluciones innovadoras para reducir el tiempo de entrega de los pedidos.

Por otra parte, la situación coincide con el espectacular desarrollo del comercio exterior en la región en las últimas décadas, lo que ha provocado un incremento de la superficie logística construida en Cataluña en más de tres millones de metros cuadrados, elevando el stock a más de ocho millones de metros cuadrados.

Proyectos suspendidos

Como consecuencia, en este contexto de elevada demanda de superficie logística, la continuada absorción de superficies construidas y la escasez de producto está llevando a algunas empresas a detener y suspender proyectos, especialmente en la primera corona de Barcelona.

En estos momentos, según datos que maneja Savills Aguirre Newman, la superficie logística disponible en Cataluña es solo un 3,1%, ratio que baja al 1,2% en la primera corona y el centro de Barcelona, con unas rentas en las zonas prime que se han incrementado en un 33% en los últimos cinco años y se sitúan en los 7 euros/m² al mes.

Este escenario con unas bajas tasas de disponibilidad refleja la difícil situación del sector logístico en Cataluña, lo que obliga a las empresas a precontratar espacios antes de que la superficie esté disponible en el mercado o durante los procesos constructivos.

Con más detalle, la consultora estima que de los 388.410 m² de nueva superficie que incorporará el mercado este año, un 67,1% ya se encuentra prealquilada.

Por otra parte, en este marco también se produce un mayor interés por la sostenibilidad, tendencia que requiere mecanismos de colaboración público-privada que permitan aportar suelo para nuevos proyectos adecuados a la demanda, así como la transformación de suelo obsoleto o en desuso para la creación de superficie logística.