Las exportaciones españolas continúan al alza.

La exportación de hortalizas ha aumentado un 4,7% en volumen y ha descendido un 3,7% en valor.

De enero a julio la exportación española de frutas y hortalizas frescas se ha situado en 4,2 millones de toneladas, un 1% menos que en el mismo periodo del año anterior, y el valor, en 8.241 millones de euros. Sin embargo, la importación ha crecido un 11% en volumen y un 8% en valor, totalizando 1,9 millones de toneladas y 1.650 millones de euros respectivamente, según los últimos datos actualizados por la Dirección General de Aduanas.

El descenso del volumen exportado se ha debido principalmente al retraimiento de las frutas, con un 5,3% menos. Destaca el descenso de las frutas de hueso como el melocotón, la nectarina y la ciruela. También se ha retraído la exportación de fresa. Por el contrario han crecido el arándano y la frambuesa.

La exportación de hortalizas, entre las que destacan el tomate, la lechuga y el pimiento, ha aumentado un 4,7% en volumen y ha descendido un 3,7% en valor. En importación, de los 1,9 millones de toneladas compradas al exterior, 1,05 millones han correspondido a frutas y 913.244 a hortalizas. El valor de la importación de frutas ha ascendido a 1.194 millones de euros y el de las hortalizas ha sido de 456,1 millones de euros.

En hortalizas, además de la patata, sobresale el incremento de otros productos en los que España es un destacado productor y exportador como el tomate, el pimiento o la cebolla. En frutas se mantiene el fuerte crecimiento de productos tropicales como piña, plátano, mango y aguacate.

Para Fepex, estos datos confirman la creciente competencia exterior de países con calendarios y cultivos coincidentes con la producción española y la necesidad de adoptar medidas urgentes de mejora de la competitividad.