Las crecientes exigencias de los clientes finales han contribuido al aumento de la complejidad de la cadena de suministro de los retailers, provocando un incremento de sus costes y un desaprovechamiento de sus recursos. Entre las causas principales, según explican desde Zetes, se encuentra la flexibilidad de las devoluciones, la mayor rapidez exigida en las entregas y la actualización de la información de entrega en tiempo real.

Un estudio encargado a Sapio Research muestra que es imprescindible mejorar la visibilidad de la cadena de suministro para evitar unos niveles excesivos de inventario, un mayor desaprovechamiento de los recursos o la pérdida de ventas por la falta de disponibilidad de los productos.

Además, la falta de visibilidad impide contar con alertas en tiempo real para mitigar los posibles problemas y puede provocar dificultades para la reintroducción de las devoluciones en el stock.

El 94% de los encuestados, procedentes de Reino Unido, Francia, Alemania y España, no disponen de la visibilidad necesaria sobre las incidencias que afectan al rendimiento de la cadena de suministro, pero el 87% son conscientes de que la visibilidad completa en tiempo real, puede aportarles una ventaja competitiva.

Falta de visibilidad 

Sin embargo, el 71% afirma que la falta de visibilidad ha afectado negativamente a su empresa. En este sentido, un tercio considera que el enorme volumen de datos y la falta de acceso a ellos está dificultando la mejora de la visibilidad, aunque prácticamente la misma cantidad reconoce que avanzar en este ámbito aumentaría la satisfacción y la fidelidad de los clientes.

La clave está en combinar una visión a largo plazo con el pragmatismo. Es importante marcarse objetivos ambiciosos, pero empezar con pequeños cambios e ir avanzando a medida que se vayan observando mejoras.

Con el conocimiento adecuado de los procesos y la capacidad para sincronizar los flujos de datos físicos y digitales, se pueden realizar inversiones mínimas en tecnología y rentabilizarlas en muy poco tiempo.