La industria marítima se muestra optimista ante las perspectivas que presenta el próximo 2015, esperando que durante los próximos meses aumenten las inversiones y el gasto destinados, tanto a mejorar las infraestructuras de los puertos por parte de las Autoridades Portuarias, como a incrementar el número de operaciones portuarias.

Según refleja una encuesta elaborada recientemente por Trelleborg, el 93% de los operadores y propietarios portuarios espera que aumente la inversión en el sector durante el próximo ejercicio, mientras que el 88% espera que incrementen también el número de operaciones portuarias.

Por tanto, se observa el sector marítimo más esperanzado desde 2010, año en el que Trelleborg comenzó esta encuesta de carácter anual a la industria marítima. Según se recoge en el análisis realizado, el aumento de la inversión que se experimentará en el sector incidirá directamente en la expansión y crecimiento de los puertos.

Por otra parte, el 61% de los contratistas y consignatarios entrevistados ha revelado que sus clientes se muestran preocupados por los costes iniciales que supondría una renovación de la infraestructura. Sin embargo, creen que está circunstancia proviene de la situación económica mundial experimentada durante los últimos años, que cambiará a medida que el impulso económico aumente, dejando atrás el recelo a nuevas adquisiciones.

La falta de inversión trae consigo soluciones a corto plazo de baja calidad que acaba repercutiendo negativamente, tanto a nivel logístico como económico. Por otro lado, el aumento de capital en la industria conlleva que esta sea capaz de hacer frente a la nueva y variada demanda que se le presenta.

Oportunidades en 2015

Los puertos se encuentra actualmente bajo presión para adaptar sus infraestructuras a las nuevas demandas del mercado. El 40% de los encuestados no cree que las infraestructuras portuarias actuales sean suficiente para mantenerse al día con los requisitos que necesitan los actuales megabuques, entre otras cuestiones.

Además, otro 67% afirma estar esperando para ver como influirán realmente en la industria los nuevos reglamentos que implantará la Unión Europea, como el de la zona de control de emisiones ECA, a partir de 2015, o la fuerza con la que mantienen desde el mismo organismo el impulso actual para hacer del GNL el combustible marítimo. 

Por todo ello, los puertos deben optimizar sus instalaciones a través de las nuevas inversiones previstas a lo largo de 2015, para no quedarse atrás en las demandas.

La respuesta que los puertos sean capaces de ofrecer, ante la necesidad de equipar sus instalaciones con sistemas de suministro de GNL constituirán una prueba para demostrar si la industria es capaz de responder a tiempo, a las demandas planteadas.