inteligencia-artificial

La Inteligencia Artificial llegará a ser tan omnipresente en el sector industrial como en el entorno del consumidor.

DHL e IBM han analizado en un informe conjunto el potencial de la Inteligencia Artificial, IA, en la logística, indicando cómo puede contribuir a la transformación de la industria y al aumento de las capacidades humanas, aprovechando que el rendimiento, la accesibilidad y los costes son más favorables que nunca.

Esto dará lugar a una nueva clase de activos logísticos inteligentes y paradigmas operacionales. En el estudio, se explica que la IA ya es omnipresente en el ámbito del consumidor, como lo demuestra el rápido crecimiento de las aplicaciones de asistente de voz, lo que permite crear aplicaciones adicionales para la industria logística.

Muchos sectores ya han adoptado estos avances, como las industrias de ingeniería y fabricación. Así, se está utilizando en líneas de producción para agilizar la fabricación y el mantenimiento a través del reconocimiento de imágenes y los interfaces de conversación, aunque también permite mejorar el autoaprendizaje de los vehículos autónomos. 

Con la ayuda de la Inteligencia Artificial, la industria logística cambiará su modelo operativo de acciones reactivas a otro más proactivo y predictivo. Estas tecnologías pueden rastrear la condición de los envíos y activos, llevar la autonomía al transporte, o predecir las fluctuaciones en los volúmenes globales.

Por otro lado, eliminan el trabajo más rutinario, con lo que los empleados pueden dedicarse a actividades de mayor valor añadido. Al utilizarse en los procesos centrales, las empresas pueden invertir más en su crecimiento estratégico y los trabajadores tienen más tiempo para mejorar sus habilidades y capacidades. 

El informe asegura que la IA llegará a ser tan omnipresente en el sector industrial como lo es actualmente en el entorno de los consumidores, e incluye las mejores prácticas para que los agentes de logística puedan aprovechar al máximo su potencial.