La inversión en el sector inmologístico ha ganado fuerza en 2018, con un crecimiento del 53% entre enero y septiembre, llegando a alcanzar los 872 millones. Estas cifras convierten a la logística en el principal catalizador del mercado de inversión inmobiliaria terciaria.

En concreto, la inversión directa en el ámbito logístico se ha situado en los 450 millones de euros en el tercer trimestre, cuatro veces más que durante el segundo y un 436% más que en el mismo periodo del año anterior, según estima la consultora JLL.

El ejercicio se cerrará en torno a los 1.200 millones de euros si se mantienen los buenos resultados y el gran apetito inversor registrado hasta el momento. Entre las operaciones más destacadas se encuentra la venta de la plataforma logística de Mango en Barcelona, valorada en 150 millones de euros.

Esta es, de hecho, la mayor operación de inversión de un activo logístico único en el mercado español en los últimos cuatro años. En total, el volumen de inversión en inmobiliario no residencial ha sido de 1.792 millones de euros en el tercer trimestre, casi un 40% más que el trimestre anterior y un 54% más frente al mismo periodo del año anterior.

Este segmento, que agrupa oficinas, retail y logística, ha acumulado una inversión total de más de 4.700 millones de euros desde el inicio de 2018, un 19% por debajo de la cifra registrada durante los primeros nueve meses del año anterior, aunque se prevé que alcanzará los 6.700 millones a final de año, un 10% por debajo de las cifras de 2017.