La Unión Internacional del Transporte por Carretera (IRU) ha solicitado a las autoridades francesas que aplacen temporalmente los requisitos que la Ley Macron, que entra en vigor el 1 de julio, exige al transporte por carretera, es decir, el establecimiento del salario mínimo francés para los profesionales no autónomos que realicen transporte internacional y cabotaje en territorio galo.

Según indican desde la asociación internacional, a poco más de dos semanas de que entre en vigor la norma francesa, los operadores de transporte por carretera «carecen de cualquier tipo de información práctica sobre cómo cumplir con la nueva Ley».

Así, mientras la Ley Macron obliga a los transportistas a designar un representante francés y a calcular el salario mínimo de los conductores, las autoridades francesas aún no han publicado los formularios de inscripción necesarios para ello, señalan desde la IRU.

Por ello, la Unión también ha instado a los Estados miembros de la UE y a la Comisión Europea a que apoyen este aplazamiento hasta que se establezca la necesaria claridad jurídica y se proporcione la información correspondiente al sector, lo que por otro lado exige un periodo de adaptación. 

Preguntas sin respuesta

Los transportistas trasladaron hace más de dos meses 40 preguntas a la administración gala con cuestiones legales y prácticas sobre la Ley Macron, con el fin de informar a los miembros asociados, sin que a día de hoy hayan obtenido respuesta.  

Desde la IRU consideran «totalmente inaceptable» que Francia imponga estas obligaciones, que pueden acarrear multas de hasta 500.000 euros, sin que se haya informado correctamente a quien debe cumplirlas.

Además, teniendo en cuenta que las normas que establecen el salario mínimo francés en Alemania y Francia «comparten el mismo concepto», el sector confiaba en que Francia esperase el posicionamiento de la Comisión Europea con respecto a la norma alemana, que estudia actualmente, antes de implantar la medida. Por este motivo, los transportistas también piden al organismo europeo que termine su investigación «tan pronto como sea posible».