autopista A-5 Extremadura

El actual contrato de conservación finaliza en julio de 2017.

La Junta de Extremadura ha abierto tres procedimientos de contratación destinados a la mejora y conservación de autovías y carreteras de la red autonómica, con una inversión por valor de 13,1 millones de euros.

De esta cantidad, 11,9 millones se utilizarán para la conservación y explotación de carreteras y autovías regionales, mientras que 1.210.000 euros se dedicará a la instalación de elementos de señalización, balizamiento y defensa.

El objetivo es mantener estas infraestructuras en los niveles de calidad y seguridad adecuados, dado el inevitable deterioro temporal en la pavimentación y señalización, así como la demanda de seguridad y comodidad por parte de los usuarios.

Por ello, ya que el contrato de conservación integral vigente finaliza en julio de 2017, la Junta ha optado por la contratación anticipada del nuevo.

Mejoras en las autovías EX-A1 y EX-A2

El procedimiento que cuenta con una mayor dotación presupuestaria, un total de 7.920.938 euros, tiene como finalidad llevar a cabo actuaciones en la autovía autonómica EX-A1, en el tramo desde la A-5 a Moraleja (Cáceres).

También permitirá poner en marcha obras para la mejora de las carreteras EX-119, EX-118, EX-102, el tramo de la EX-118 que limita con la provincia de Toledo, y el tramo de la EX-387 a la altura de Bohonal de Ibor, en el límite con Toledo.

El segundo procedimiento, con un presupuesto de 3.979.745 euros, permitirá llevar a cabo diversas actuaciones de conservación y explotación en la autovía EX-A2, de Miajadas (Cáceres) a Vegas Altas (Badajoz)

Además, esta cantidad servira para mantener en buen estado la EX-105, en el tramo Don Benito de la EX-307, el tramo de Villanueva de la Serena a Campanario de la EX-104; el tramo entre la A5 y Villanueva de la Serena de la EX-206, y la EX- 106, la EX- 351, la EX-346, y la EX -347.

El tercer procedimiento, correspondiente a la contratación de elementos de señalización, consta de cuatro lotes para las zonas de Coria-Plasencia, Cáceres-Trujillo, Badajoz-Mérida, y Zafra-Castuera, con el fin de tener un suministro centralizado de material, para lo que se prevé una duración de dos años con posibilidad de prórroga.