El Tribunal de Quiebras de Estados Unidos ha ordenado a la naviera Hanjin Shipping a divulgar información sobre los activos que tiene en Estados Unidos, así como cualquier dinero en efectivo que haya sido transferido fuera del país, según recoge The Wall Street Journal.

El proceso de liquidación de Hanjin Shipping está en manos de este organismo desde que el Tribunal de Nueva Jersey reconociese el pasado mes de septiembre la quiebra de la naviera, quedando así bajo el paraguas de la Ley de Bancarrota estadounidense.

Ahora, la orden emitida por el tribunal obliga a la naviera a revelar estos datos a raíz de una solicitud de los acreedores estadounidenses, que consideran que están siendo tratados injustamente. No obstante, también impide a estos apoderarse de los buques y otros bienes de la naviera sin antes dar su visto bueno.

Debido a que el tribunal «no tiene suficiente información» para dictar aún una sentencia, ha exigido a Hanjin Shipping que presente un reporte detallando sus activos en Estados Unidos, informe que espera recibir el 23 de diciembre.

La decisión parece no haber gustado ni a buena parte de los acreedores ni a la naviera, según las informaciones del diario estadounidense. Los acreedores, a los que el operador debe millones de dólares en combustible, reclamaciones de seguros, alquiler de contenedores y otros servicios vitales, sostienen que la orden restringe injustamente su derecho a solicitar el reembolso.

Por su parte, los abogados de Hanjin Shipping argumentan que las disputas con los acreedores deben resolverse en Corea del Sur, ya que es en este país donde se centra el principal proceso de quiebra de la naviera.