El servicio de Containerships que une el puerto de Cartagena con el Reino Unido e Irlanda ha incrementado sus movimientos de mercancías en el último trimestre.

En concreto, la línea con frecuencia semanal directa desde la dársena de Cartagena al enclave británico de Liverpool, con un tiempo de tránsito de 6 días, y a Dublín, de siete días, ha pasado de mover 80 contenedores a 140.

El trayecto mueve principalmente la exportación de mercancías como material de construcción, conservas, vino, zumo y productos hortofrutícolas a través de contenedores secos y refrigerados, de manera que se podría convertir en una alternativa viable para evitar los colapsos que podrían producirse en algunos puntos de entrada a Gran Bretaña a partir del próximo 1 de enero, cuando se complete el ‘Brexit’.

Reino Unido es el quinto país de destino de las mercancías murcianas, por lo que algunas grandes empresas, como el Grupo Zamora, Sabic, J. García Carrión o Cosentino, ya utilizan esta línea que ofrece servicios puerta a puerta con salidas semanales estables y con conexiones con los puertos de Tilbury, Hamburgo o Rotterdam, circunstancia que facilita la planificación de las empresas exportadoras y ofrece tiempos de tránsito con pocas variaciones y en una línea de precios competitiva frente al transporte terrestre.