El impacto de la crisis sanitaria en un lugar como Canarias, tan dependiente del turismo, está tocando de lleno al sector logístico del archipiélago.

Según datos del Clúster Canario de Transporte y Logística, las empresas de tránsito de mercancías entre islas han operado a entre un 30 y 40% de su actividad normal la semana pasada, mientras que en esta ese porcentaje se ha visto reducido al 25%.

En este contexto, este organismo estima que hasta seis meses después de superar la actual crisis sanitaria no se volverá a notar una actividad normal, de tal modo que el nivel de actividad no se recuperará completamente hasta dentro de dos años.

Durante todo este período de recuperación, el Clúster canario calcula que el mayor impacto se dará en la distribución de mercancía para la restauración y la hostelería, tanto de alimentación como de otros productos.

Así pues, la crisis va a provocar que gran parte de la flota actual de vehículos dedicada a realizar estos servicios de reparto ern el erchipiélago canario no disponga de carga mínima para poder operar, lo que supondrá cuantiosas pérdidas para las empresas de transporte y logística de las islas.

Ante esta situación, las empresas canarias de logística y de transporte piden cambios fiscales, entre los que se incluyan una posible disponibilidad sobre la Reserva de Inversiones Canaria propia del régimen del archipiélago, así como una extensión de los ERTEs mientas duren los efectos económicos de la pandemia.