Emilio Sidera subdirector general de Ordenación y Normativa de Transporte Terrestre del ministerio de Fomento

Emilio Sidera subdirector general de Ordenación y Normativa de Transporte Terrestre del ministerio de Fomento junto a Ovidio de la Roza, presidente de Conetrans, en un reciente acto

La posibilidad de la acción directa del transportistas sobre el cargador que incorpora la nueva Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT) que entra en vigor el próximo 25 de julio no está claro que pueda usarse frente a las empresas en situación concursal o sobre cargadores internacionales.

Es la opinión que expresó Alberto Emparanza, catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad del País Vasco y experto en el sector Transporte, durante su participación en la jornada de análisis de la LOTT que celebró la CETM este pasado martes 16 de julio.

En su opinión, la acción directa aún presenta dudas y «no tiene una redacción precisa por lo que pueden surgir problemas en su puesta en marcha, a diferencia de o que pasa en la Ley Gayssot de Francia que es mucho más precisa«.

Acción directa

Sin duda, la acción directa fue el tema estrella que acaparó más dudas y análisis por parte de los asistentes a la jornada. Esta nueva posibilidad que se abre a las empresas de transporte intentará proporcionar cadenas de transporte más transparentes y, como se reflejó por los ponentes, en Francia son escasos las solicitudes que se han presentado. No obstente “sí se ha observado que el precio que recibe el transportista ha mejorado y, sobre todo, se ha reducido algo la cadena de subcontratación”,reconce a cadenadesuministro.es Miguel Valverde, director general de CETM.

A juicio de Alberto Emparanza, los efectos de los artículos al respecto de los plazos de pago de la Ley del Contrato del Transporte Terrestre han sido insuficientes para reducir la morosidad en el sector y “el derecho de retención de las mercancías tiene poco efecto práctico” aseguró. Asimismo, la Ley de Morosidad tampoco ha logrado un resultado satisfactorio, de ahí que la acción directa. Por ello, cree que la acción directa es, en cualquier caso, un “instrumento útil” sobre todo en la actual situación del sector transporte español.

Modificación en profundidad

Previamente, Emilio Sidera, subdirector general de Ordenación y Normativa del Ministerio de Fomento, volvió a insistir en que la modificación de la LOTT se ha hecho en profundidad,“aunque tardaremos aún dos años en ver publicado el desarrollo de su Reglamento, el ROTT”.

A su juicio, la LOTT mejorará la competitividad y eficacia del transporte de mercancías por carretera, reducirá la atomización e incrementará la profesionalidad. Por ello, entre sus objetivos está endurecer el acceso al mercado, incorporando la figura del gestor de transporte a las empresas, que debe cumplir con los requisitos de competencia profesional y honorabilidad.

También dio importancia a la necesidad que impone la LOTT de que las empresas cuenten con un equipamiento informático para el correcto desarrollo de la actividad y comunicación con la administración. En este aspecto recordó que el visado en 2016 se realizará exclusivamente por modo electrónico.

Por último, Jesús Sánchez, asesor jurídico de CETM y secretario general de Atradice, hizo un análisis de las enmiendas a la LOTT destacando como positivo haber conseguido la acción directa, a pesar de las dudas que se plantean al respecto. En cuanto al régimen sancionador, Sánchez destacó lo positivo que se hayan rebajado la gravedad de algunas sanciones, rebajándose el importe de las mismas entre un 20% y un 30%, y reduciendo el importe de la sanción por pago voluntario hasta el 30%.

También expuso como positivo que finalmente el transporte ligero no haya quedado completamente desregularizado y aunque no se le exiga competencia profesional, sí le pida las correspondientes autorizaciones.