Las movilizaciones, que afectarán a todos los centros de Unipost en España, consistirán en paros parciales de 2 ó 3 horas al final de la jornada de cada trabajador. Además, están previstas concentraciones para el miércoles 7 de septiembre de 2016, en diversos lugares del país.

Los antecedentes más inmediatos, a esta situación se remontan al miércoles 24 de agosto de 2016, cuando después de la mediación que se llevó a cabo en la Fundación SIMA y que acabó sin acuerdo, los sindicatos UGT, CCOO, USO y CGT procedieron a registrar en el Ministerio de Empleo una convocatoria conjunta de movilizaciones que comenzando este lunes 5 de septiembre se prolongarán durante toda la semana, hasta el viernes 9 de septiembre de 2016.

Unipost cuenta en la actualidad con una plantilla de unos 2500 trabajadores y más de 70 centros, que comenzó su actividad en 2001.

Entienden los sindicatos que desde el año 2010 las condiciones laborales de los trabajadores de Unipost han ido precarizándose cada vez más, debido a rebajas y congelaciones salariales, un ERE en 2010 que afectaba a 93 trabajadores, despidos objetivos, y a cinco ERTEs, de los que el último está actualmente en aplicación hasta el 31 de marzo de 2017.

En este contexto, el detonante de las movilizaciones anunciadas ha sido los continuos retrasos y fraccionamientos que se han aplicado tanto en los abonos de las nóminas como de las pagas extras, como la nómina de julio que se ha abonado en cuatro partes o la paga extra de verano que se ha repartido en 10 mensualidades.

Con estos paros, los empleados del operado postal privado “quieren manifestar su malestar e indignación por los continuos retrasos y el incumplimiento del abono de las cantidades que se les adeuda”, exigiendo que se les pague lo que se les adeuda y “que no se sigan produciendo más retrasos”.

Los sindicatos advierten de que en el caso de persistir la empresa en esta actitud, la Unión de Organizaciones Sindicales de Unipost “planteará  la convocatoria de nuevas movilizaciones”.