El puerto de Vigo visita las instalaciones de Vulcano para ver los progresos de la rampa móvil.

El presidente del puerto de Vigo ha visitado las instalaciones de Vulcano para ver los progresos de construcción de la rampa móvil.

La nueva rampa móvil que se está construyendo en los astilleros Vulcano para el puerto de Vigo, destinada a dar servicio al tráfico rodado que utilice la Autopista del Mar Vigo-Nantes, será entregada a la instalación portuaria en las próximas semanas.

Los trabajos de construcción de esta estructura metálica están a punto de concluir, con lo que, una vez tenga lugar su botadura, podrá ser trasladada a su ubicación definitiva antes de que finalice 2015. Esta será la zona este de la Terminal Ro-Ro, área que se destinará al embarque y desembarque de los tráficos asociados a la línea que explota Suardíaz.

La nueva rampa móvil mejorará la operatividad de la Terminal intermodal de tráfico rodado de Bouzas y servirá, además, como refuerzo a la puesta en marcha de la Autopista del Mar, ya que garantizará el acceso de la carga rodada 

Por este motivo, la construcción de la nueva infraestructura cuenta con una subvención de 650.000 euros de los Fondos Europeos TEN-T, en el ámbito del proyecto ‘OptiMos’, puesto en marcha conjuntamente por el puerto gallego y el francés. 

Estructura metálica

Compuesta por chapas rigidizadas con perfiles, la rampa será metálica en su totalidad. El diseño es básicamente un puente con uno de sus dos estribos formando una rótula, mientras que el otro es un apoyo rígido sobre un flotador o pontona. El flotador estará compartimentado por dentro para poder regular la flotabilidad de la estructura mediante la inundación parcial o total de dichos recintos.

Paralelamente a la ejecución de la rampa ro-ro móvil, se ejecutarán cuatro estructuras pilotadas tipo Duque de Alba que servirán de estructuras puntuales de amarre y atraque de los buques.

Una vez implantada la rampa, el puerto de Vigo conseguirá una línea de atraque que permitirá la estancia de buques de una eslora de 200 metros, longitud ampliamente suficiente para dar servicio a los buques actuales que realizarán la ruta a Nantes, con una eslora de 150 metros.