El plan de futuro de la planta de Nissan Ávila comienza a tomar forma. La dirección ya ha informado al comité de empresa sobre la adjudicación de dos contratos, que podrían traducirse en un total de entre 150 y 170 nuevos empleos en los próximos meses.

Se trata de la fabricación de la estructura de la suspensión de un nuevo modelo para la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, y la producción de un paragolpes de recambio para Nissan.

El primero es especialmente importante, ya que representa la entrada de la factoría en la producción de piezas para la Alianza, algo que no estaba previsto en el plan de transformación original de la planta y que va más allá de la actividad de recambios.

El segundo permitirá convertir a Nissan Ávila en un centro de operaciones o un hub de producción de paragolpes para la Alianza en el sur de Europa.

Por otra parte, el fabricante ha llegado a un acuerdo con la Junta de Castilla y León, a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente SOMACYL, para el inicio de las obras de su centro logístico, cuya ubicación finalmente no estará en Vicolozano sino en las instalaciones de Ávila CyLoG.

Situado mucho más cerca de la fábrica, está previsto que pueda entrar en funcionamiento dentro de un año y permitirá al grupo consolidar su plan industrial y de empleo.