madrid-central

La situación «es caótica» en los barrios de Gran Vía norte, Justicia y Universidad, que han pasado de la libertad total a la restricción absoluta.

La Policía ya está poniendo multas en Madrid Central como consecuencia de los cortes de tráfico de las fiestas navideñas, tal y como ha denunciado la Plataforma de Afectados por esta nueva regulación, que cree que el proyecto es una «estafa» y carece de medios para su implantación.

«Madrid Central es humo y una trampa«, dicen desde la Plataforma, en la que se encuentran organizaciones como la Asociación de Transportistas Autónomos. Denuncian que la gestión de los permisos para vecinos, pymes, autónomos y transportistas para acceder al distrito centro aún no está operativa en las aplicaciones ni herramientas de gestión municipal.

Tampoco es posible obtenerlos a través del 010 o las Oficinas de Atención al Ciudadano. En este contexto, los servicios municipales están indicando que se debe llamar a partir del 8 de enero para conocer el calendario de entrada en vigor de la regulación.

Los vecinos de las antiguas Áreas de Prioridad Residencial pueden invitar ya a sus amigos a la zona, pero la situación «es caótica» en los barrios de Gran Vía norte, Justicia y Universidad, porque han pasado de la libertad total a la restricción absoluta para trabajadores, pymes, autónomos, clientes y proveedores, sin los imprescindibles permisos especiales.

Tampoco estarán operativos hasta el mes de mayo los paneles informativos sobre las plazas de parking libres. Además, Madrid Central actualmente «es un coladero«, pues únicamente se van a instalar 28 puntos de control y existen decenas de calles por las que se puede acceder mientras no se implante el sistema de multas.

Restricciones navideñas

Sin embargo, se está creando una gran confusión entre los ciudadanos al advertir de que no se multará en la primera fase de implantación, pues coincide con la regulación especial del tráfico durante las Navidades. La Policía, que ya ha empezado a sancionar a los vehículos que la incumplan, también ha denunciado que carece de la información más elemental para poner en marcha el nuevo dispositivo.

Desde el consistorio, aseguran que la disminución del tráfico está siendo muy notoria en zonas como Gran Vía o la calle Toledo, si bien ha habido un repunte de la circulación en la zona de San Bernardo y en la M-30, con motivo de la redistribución de los vehículos de paso que antes utilizaban el centro.