La industria de automoción parece vivir un momento de fuertes cambios, relacionados con la transformación energética y la digitalización.

En este ámbito, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha avanzado, durante un encuentro celebrado por Anfac esta semana, que Phi2tech presentará un proyecto integral de almacenamiento energético en Extremadura que contempla la primera fábrica de celdas de baterías del Sur de Europa.

Industria calcula que se movilizarán 10.000 millones de euros hasta 2023 en inversiones públicas y privadas en toda la cadena de valor del sector de la automoción, sector que, además, articulará el primer Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica para abordar la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado.

El ejecutivo estima que el proyecto que se va a desarrollar en Extremadura tiene la misma importancia estratégica para la industria automovilística española que pueden tener los de electrificación de Seat o los cinco nuevos modelos que fabricará en España Renault.

La Junta de Extremadura estima que este proyecto la va a permitir liderar el almacenamiento energético en Europa con una inversión total de 1.000 millones de euros repartida en toda la región y que contempla una nueva fábrica de celdas de baterías en Badajoz, con una inversión de 400 millones y la geeración de 500 empleos para ponerla en marcha en 2023, así como otra fábrica de cátodos en un municipio aún por determinar de la provincia de Cáceres, con una inversión por valor de 200 millones y ‍360 empleos.

La compañía tiene comprometida financiación por valor de 600 millones y opta en varios consorcios a las ayudas europeas de recuperación.