La Redoute, compañía dedicada a la venta on-line y por catálogo de moda, ha comenzado a equipar un nuevo almacén, situado junto a su actual centro logístico en La Martinoire, y que se prevé que esté operativo a mediados de 2016.

De esta forma, los nuevos propietarios de la empresa esperan reducir drásticamente el tiempo de preparación de pedidos, uno de sus puntos débiles, según ha informado el diario francés ‘Le Figaro’.

En 2016, los nuevos gerentes de la empresa esperan que se reduzca la manipulación, los desplazamientos de los operarios y que se aglutinen todos los procesos de preparación de pedidos en uno solo.

Para ello, han adquirido del operador logístico DSV un almacén logístico en La Martinoire, a 300 metros de su actual centro, evitando de esta forma comenzar la construcción de un almacén desde cero, algo que podría suponer un gran gasto en tiempo y en personal, según han asegurado algunos de los directivos de la empresa de lujo Kering, que adquirió en junio La Redoute.

El objetivo es reducir el tiempo de la preparación de pedidos de dos días a dos horas, mediante la inversión, de unos cincuenta millones de euros, en este nuevo almacén y en tecnología. Será Dematic, que ya trabaja con retailers como Amazon la que se responsabilice de montar el equipo de tratamiento automatizado de los pedidos.

Se pasará de realizar pedidos en un almacén de cinco plantas y una superficie de 130.000 m² a otro en donde se agrupará toda la preparación de pedidos en una plataforma de un solo nivel y 42.000 m².

Además, se reducirán los desplazamientos de los empleados para buscar los productos almacenados, ya que con el nuevo sistema, recibirán directamente los artículos en su lugar de trabajo. Una vez introducidos los productos manualmente en los paquetes, estos irán directamente a la zona de embalaje.

En total, la manipulación de un producto se reducirá de 14 pasos a 5, con lo que se necesitará menos personal: en el centro actual trabajan 1.200 personas, mientras que se espera que en el nuevo lo hagan 550.

Un total de 3.500 pedidos por hora

Se prevé que el nuevo almacén esté operativo a mediados de 2016. El fin último de este proyecto es proporcionar a los clientes de La Redoute un nivel equivalente de servicio al del gran comercio electrónico. Con esta nueva herramienta, la Redoute podrá procesar 3.500 pedidos por hora y enviar paquetes, en el mismo día, 12 horas después de recibir el pedido. En un plazo de 18 horas, estarán disponibles al día siguiente en la empresa de paquetería de Realis Colis.

Los nuevos gerentes pretenden, de esta forma, volver a equilibrar las cuentas de La Redoute, que en 2013 cosechó pérdidas de varios millones de euros. La instalación de este nuevo almacén está dentro de un plan de transformación, con 315 millones de euros de presupuesto, en donde también se incluye los esfuerzos por aumentar el número de colecciones, de dos a diez al año, además de continuar con la venta por catálogo.