Gestion y reduccion de residuos en la cadena de suministro de DHL

El incremento de los costes de las materias primas y la eliminación de residuos, junto con la disminución de los suministros de metales y minerales vitales y una legislación gubernamental más estricta, pueden llevar a muchas empresas a reconsiderar los materiales y sus estrategias de desecho.

En esta segunda parte del estudio llevado a cabo por DHL, a través de una serie de conclusiones, se analizan en qué y de qué modo, las empresas están renovando sus estrategias acerca de los desechos, y cuáles son las prácticas más eficaces para metales, papel, plásticos y otros materiales.

A este respecto, ya en la primera parte de esta serie, se planteó la gestión de residuos en la cadena de suministro, como una oportunidad de negocio real, y no una idea de último momento, dentro de la idea de la «economía circular», cuyo objetivo es separar las materias primas conocidas como “nutrientes”, para un reciclaje más eficiente.

Aumento de la demanda de metales

Informes de Naciones Unidas del Panel Internacional de Recursos (IRP), dentro de su Programa Medioambiental, han revelado que la demanda de metales podría aumentar diez veces en los próximos años.

Asimismo, estos informes han señalado, que entre 20 y 50 millones de toneladas de metal se desperdician cada año, de tres a siete kilos por persona, ya que los metales no pueden ser separados para su reciclaje. Si se añaden a estas pérdidas, las debidas a un bajo índice de finalización del ciclo, existe una gran oportunidad de recuperar, reciclar y reutilizar metales existentes, en vez de utilizar nuevas materias primas.

Por otra parte, el dominio de China en el mercado de «tierras raras», con 17 minerales utilizados en muchos de los consumidores de alta tecnología, productos de automoción y médicos, y la introducción de límites estrictos a la exportación de los minerales del país, son otros factores que están impulsando a las empresas, a invertir en el reciclaje como alternativa para la obtención de los metales que necesitan para la producción.

Nuevas soluciones en el reciclaje de residuos

Así por ejemplo, la compañía Japón Metals&Chemicals y Honda, han desarrollado un proceso de producción masiva de «tierras raras», a partir del reciclaje. Estos elementos químicos raros, son cuidadosamente extraídos del níquel de baterías híbridas, recogido originalmente en los vehículos híbridos de Honda en los concesionarios de Japón, Norteamérica y Europa, y luego reciclados y usados ​​en nuevos productos en toda la gama de Honda.

Asimismo, los nuevos Phonebloks, plantean un concepto de diseño radical de los teléfonos móviles que permitirá a los usuarios crear smartphones a medida a partir de una serie de «bloks», o componentes que encajan entre sí. De este modo, estos «bloks» podrán ser separados para su reparación o actualización, reduciendo la cantidad de residuos generados.

En esta misma línea, DHL Envirosolutions e Iris Ohyama, proveedor japonés de iluminación LED, han desarrollado conjuntamente el primer programa del país para el reemplazo a gran escala y reciclaje de lámparas fluorescentes, servicio con el que las empresas podrán externalizar todo el proceso de iluminación de sus instalaciones, desde la instalación al reciclaje.

Los servicios de DHL incluyen una torre de control que gestiona la logística y la separación de vidrio, metal y mercurio, peligrosos para la venta o reutilización de los desechos, de extremo a extremo del ciclo de vida.

Avances en el reciclaje del plástico

Debido a que los fabricantes son cada vez más dependientes del plástico para la fabricación y envasado de productos, se están buscando nuevas soluciones al problema de la reducción de los residuos de este material.

En algunos casos, la respuesta podría ser por ejemplo, evitar la aplicación de una etiqueta de cloruro de polivinilo (PVC) para una botella de tereftalato de polietileno (PET), que dificulta la separación al final de la vida útil y que además consume mucha energía.

En este marco, el equipo DHL Envirosolutions, continúa trabajando para procesar tipos «difíciles» de residuos, tales como el poliestireno expandido voluminosos (EPS), en formatos que se puedan vender para la conversión en nuevos materiales.

De este modo, el fabricante de productos de limpieza belga Ecover, producirá un tipo de  plástico más sostenible, combinando este material con un plástico hecho a partir de caña de azúcar llamado «Plant-astic».

Resultados en la cadena de suministro

Aunque el replanteamiento de la estrategia de residuos, pueda significar un rediseño de la cadena de suministro, la integración de los residuos en sus procesos logísticos puede, en última instancia, mejorar la eficiencia de todo el proceso. Por ejemplo, la recogida de residuos o los artículos devueltos se puede integrar con la logística de salida, para tomar ventaja de los movimientos de transporte de retorno a la base.

Asimismo, la incorporación de los procesos de inspección, separación y compactación en las instalaciones existentes pueden ayudar a mantener unos costes más bajos, eligiendo el más adecuado para mejorar el valor de reventa de los materiales de desecho.

Las empresas también deben trabajar con procesadores de desechos de renombre, con licencia para asegurar que todos los materiales peligrosos se tratan legal y responsablemente, y que cualquiera de los productos devueltos no son revendidos como incontrolados «mercados grises».

Finalmente, existen muchas maneras de cerrar «loop» de la cadena de suministro, todos los cuales tienen el potencial de mejorar la reputación de la marca, fuentes seguras de materias primas cada vez más caras, reducir los costes en plazos más largos, y disminuir el impacto de su empresa en el medio ambiente.

Puede acceder a los otros dos artículos de esta serie de tres sobre «La reducción de los residuos en la cadena de suministro«, en este enlace.