El secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Iñaki Arriola, ha reclamado esta mañana a la Autoridad Portuaria (PNV) que no renuncie a la construcción del nuevo puerto ya que en su opinión es una infraestructura “fundamental” y también estratégica para la región.

Desde la Autoridad Portuaria de Pasajes señalaban el pasado mes de julio, que propondría al Consejo de Administración, que se reúne el próximo 25 de septiembre, la retirada del Plan Director de Infraestructuras, documento que recogía la ejecución del puerto exterior.

Para los socialistas guipuzcoanos, esta “renuncia definitiva” a construir el puerto exterior de Pasajes, aboca a este a “una muerte anunciada”, al tiempo que han reiterado que el que «el puerto exterior es una condición indispensable para impulsar la economía del territorio y para la regeneración integral de Pasajes»

Además, desde el PSE entienden que la actual dársena carece de las condiciones necesarias para garantizar la competitividad de la economía guipuzcoana y el mantenimiento del empleo, por lo que «tirar la toalla» es una «irresponsabilidad con Guipúzcoa» por parte de la Autoridad Portuaria, afirman.

Falta de competitividad

Los socialistas han indicado que está habiendo «un auge del transporte marítimo», amparándose en datos del sector como la nueva generación de buques de hasta 420 m de eslora que están ya en servicio, frente al tamaño medio de los actuales de 220, las obras en curso de ampliación del Canal de Panamá y el próximo inicio de las obras de ampliación del Canal de Suez.

También señalan la apuesta de la Unión Europea por los corredores marítimos, Mediterráneo y Atlántico, donde «Pasajes aparece como puerto de referencia»

En este contexto, los socialistas critican que «mientras otros puertos han sabido adaptarse, el puerto de Pasajes no y languidece entre otras causas por su falta de competitividad y las limitaciones de esloras«.

La consecuencia, afirman, de esta situación, es que si hace treinta años el puerto de Pasajes estaba situado entre los cinco primeros, actualmente está entre los cuatro últimos.

En definitiva, la propuesta del PSE-EE de Guipúzcoa es que se realice el último acto de la tramitación medioambiental, que no tiene coste alguno, e iniciar los planes del proyecto del puerto exterior, para que cuando la coyuntura sea favorable estén todos los pasos previos tramitados y preparados para la futura construcción de la dársena exterior.