La DGT realiza pruebas en trafico real con un megacamion con tractora Scania

Con la República Checa ya son nueve los países europeos que permiten la circulación de combinaciones de 25,25 metros y 48 toneladas.

Poco a poco, la tendencia a permitir la circulación de vehículos pesados cada vez más grandes y con mayor capacidad de carga se va abriendo paso en las carreteras europeas, con el fin de permitir una mejora en la competitividad de un sector que se enfrenta a múltiples retos tecnológicos y operativos.

En este mismo sentido, la República Checa ha decidido permitir la circulación de combinaciones euromodulares de 25,25 metros de largo y 48 toneladas como máximo en las vías que transitan por su territorio.

El país centroeuropeo tiene previsto establecer un sistema de permisos periódicos para utilizar estos vehículos que deberá renovarse cada tres meses y que se aplicará para circuitos específicos que deberán determinar con claridad tanto el punto de salida como el destino de cada convoy.

Las autoridades checas consideran que las licencias se otorgarán con cierta facilidad siempre que se cumplan una serie de requisitos técnicos, entre los que se encuentra la necesidad de que el punto de descarga del vehículo esté a menos de diez kilómetros de distancia del punto de salida de la vía rápida más cercana. De igual modo, estas combinaciones tienen prohibido utilizar pasos a nivel que crucen la red ferroviaria del país.

Con esta medida, la República Checa se suma a otros países como Bélgica, Dinamarca, gran parte de los estados alemanas, España, Finlandia, Países Bajos, Portugal y Suecia que ya permiten la circulación de combinaciones de 25,25 metros y 48 toneladas.