Hapag Lloyd reconocida por los empleados de sus clientes

La Unión Europea ha dado el visto a la fusión entre Hapag-Lloyd y CSAV, la Compañía Sur Americana de Vapores, por lo que, supone un paso más en la integración planificada de las actividades de transporte marítimo de contenedores de CSAV en la naviera alemana. Esta decisión se suma a la aprobación, a principios de agosto, de los Estados Unidos, Turquía, Costa Rica, Ecuador y Corea del Sur.

No obstante, según la Comisión Europea, la aprobación dependía del retiro de Vapores de dos consorcios con rutas que unen el norte de Europa con el Caribe y la costa oeste de Sudamérica, donde la entidad fusionada contaría con una insuficiente competencia que podría suponer incrementos en los precios.

«A través de los compromisos, nuestra decisión evita el riesgo de que la fusión entre Hapag Lloyd y Csav pueda llevar a algún aumento de precios«, dijo en un comunicado el todavía comisario de Competencia de la UE, Joaquín Almunia.

En abril, ambas compañías firmaron en abril de 2014 un acuerdo vinculante para combinar sus negocios de transporte de contenedores. La autorización de la Comisión Europea se enmarca dentro de un proceso de consultas a las autoridades reguladoras que las compañías están llevando a cabo por todo el mundo; la fusión aún está pendiente de aprobación por otras jurisdicciones.

La transacción creará una de las mayores compañías de transporte marítimo de contenedores en el mundo, con alrededor de 200 embarcaciones, un volumen de transporte anual de 7,5 millones de TEUs y un volumen de negocios combinado de aproximadamente 9 mil millones de euros.